El uso de aditivos fitogénicos potencia la salud intestinal en lechones destetados

 
 
 

El destete es un momento de estrés en la vida de un lechón, dado que puede ir acompañado de problemas gastrointestinales. El término «salud intestinal» se usa con mucha frecuencia para definir la salud del animal y puede interpretarse de muchas formas distintas. La definición aportada por Bischoff (2010) enfatiza los aspectos fundamentales de la salud intestinal de la siguiente manera: «Una digestión y absorción de nutrientes eficaz, la ausencia de enfermedades gastrointestinales, una microbiota intestinal normal y estable, un sistema inmunitario eficiente y un estado de bienestar general.»

 

En el pasado, los antibióticos se usaban abundantemente para influir en la salud intestinal, pero en 2006 la UE prohibió su uso como promotores del crecimiento antimicrobiano. Desde entonces, se han realizado pruebas con numerosas estrategias como alternativa para controlar los trastornos posteriores al destete, con el objetivo de mejorar la salud intestinal: una de estas estrategias ha consistido en el uso de aditivos fitogénicos para alimentos balanceados. Estos principios activos naturales de origen vegetal poseen efectos antioxidantes, antiinflamatorios y antibacterianos demostrados.

Piglet

© Werner Dedl / Delacon: Gut health in swine

 

Beneficios de los aditivos fitogénicos para alimentos balanceados en la dieta de los lechones

 

 

Se sabe que Fresta® F, producido por Delacon Biotechnik, alivia las consecuencias negativas en lechones destetados y que supone un ejemplo de cómo pueden influir los aditivos fitogénicos para alimentos balanceados en la salud intestinal de los lechones. Este producto fue el primer aditivo fitogénico para alimentos 100 % puro en obtener la autorización de registro como producto zootécnico (considerada como el «estándar de oro científico» para los aditivos para alimentos) de las autoridades de la UE para su uso como potenciador del rendimiento en lechones. Sus ingredientes fundamentales son aceites esenciales de alcaravea y limón —un producto completamente natural, sin ingredientes sintéticos (es decir, químicos), respecto al cual se dispone de información científica bien documentada que demuestra los efectos de un aditivo fitogénico para alimentos exitoso sobre distintos aspectos de la salud intestinal. El meta-análisis de cinco estudios demostró un aumento del peso corporal en un 3.4 % al final del período de críanza y un aumento de peso diario promedio del 5.3 %, mientras que la eficiencia alimenticia mejoró en un 2 % (Imagen 1).

Imagen 1. Efecto de Fresta F sobre el peso corporal (PC), aumento de peso diario promedio (APDM), ingesta de alimento diaria promedia (IPDM) e índice de conversión alimenticia (ICA) – Meta-análisis de 5 estudios; *p<0,05

 
 

El proceso de destete va acompañado de un descenso de la ingesta de alimento y algunos aditivos fitogénicos para alimentos pueden aumentar la estimulación sensorial y la palatabilidad del alimento del animal. El producto mejoró eficazmente en un 4 % la ingesta de alimento de los lechones. Además de una ingesta de alimento adecuada, la digestión del alimento y la absorción de los nutrientes son vitales para fomentar el crecimiento del lechón. Varios estudios con el aditivo evidenciaron una mejora de la digestión de las proteínas brutas de entre un 3 % y un 9 % durante el período posterior al destete. La permeabilidad intestinal de los nutrientes depende de la actividad de los transportadores específicos: aumentando la actividad de dichos transportadores se mejora la capacidad del intestino para absorber dichos nutrientes. Se demostró que el epitelio intestinal de los cerdos alimentados con el producto fitogénico había mejorado su capacidad de transporte de la glucosa (+28 %) a través del transportador SGLT1, en comparación con el grupo que siguió la dieta control, medido mediante cámaras de Ussing.

Tabla 1. Concentraciones inhibitorias mínimas (CIM) de distintos aceites esenciales en relación con distintas bacterias (en µg/ ml). (Franz et al. 2010)

 

Trastornos gastrointestinales posteriores al destete

 

 

Los trastornos gastrointestinales en cerdos durante el período posterior al deteste están asociados a la proliferación de bacterias patógenas, en especial, la E. coli enterotoxigénica, jugando un papel significativo. El control de su población o la expresión de sus factores de virulencia puede emplearse para minimizar estos trastornos. Muchos aceites esenciales han mostrado propiedades antimicrobianas, dado que matan directamente las bacterias; sin embargo, las concentraciones necesarias para tal fin son bastante altas y económicamente no viables (Tabla 1). Por otra parte, para perturbar la comunicación bacteriana se necesitan concentraciones menores, dado que muchas funciones importantes para la virulencia, incluida la adhesión de patógenos al epitelio intestinal, la producción de toxinas y la formación de biofilm, están controladas por la percepción del quórum. En un estudio realizado por Gärtner y Zentek se demostró que la adhesión de la E. coli a las células intestinales de lechones alimentados con el producto se redujo en un 50 % en comparación con el grupo de control. Aparte de los patógenos, las sustancias tóxicas microbianas y derivadas de los alimentos son problemáticas, como en el caso de algunos productos del metabolismo de las proteínas microbianas (por ej. el amoniaco). Las reacciones inflamatorias son la respuesta del sistema inmunitario de los anfitriones para defenderse de estos ataques, pero el proceso de desintoxicación de los compuestos tóxicos puede dar como resultado la producción de radicales libres, que son capaces de dañar la barrera intestinal. Ahora es un hecho bien conocido que una gran variedad de aditivos fitogénicos para alimentos balanceados ofrecen propiedades antioxidantes y/o antiinflamatorias para el sistema inmunitario del anfitrión, ya sea directamente (mediante una actividad de eliminación de los radicales) o indirectamente (mediante un aumento de la expresión génica antioxidante y de las enzimas antiinflamatorias). Por ejemplo, Müller et al. demostraron que los suplementos para alimentos con aceites esenciales de orégano, romero y tomillo mejoraron la capacidad antioxidante del yeyuno y el hígado en lechones, y que los aditivos fitogénicos para alimentos balanceados pueden inducir al sistema xenobiótico a una mejora de las defensas contra las sustancias tóxicas microbianas y derivadas de los alimentos para animales.

 
 

A este respecto, un estudio de Delacon realizado en colaboración con la Universidad Agrícola de Nanjing (China) reveló un aumento de las enzimas antioxidantes glutatión peroxidasa (GSH-PX) y superóxido dismutasa (SOD) y redujo la peroxidación lipídica, tal como evidencia la reducción de la concentración de malondialdehído (MAD) en el plasma sanguíneo con la inclusión del producto, si se compara con el alimento administrado sin suplementos al grupo de control (Imagen 2). Conjuntamente, se determinó que el limoneno, el principio activo principal del aceite de limón, reduce los leucocitos y las citoquinas proinflamatorias tales como el factor de necrosis tumoral α (TNF-a) tras una inflamación aguda inducida. Estos estudios respaldan la teoría de que los aditivos fitogénicos para alimentos balanceados son beneficiosos para la salud de los animales al reforzar de forma directa sus mecanismos antioxidantes y antiinflamatorios.

fig_antioxidant enzymes

Imagen 2. Mejora de las enzimas antioxidantes Superóxido dismutasa (SOD), glutatión peroxidasa (GSH-PX) y malondialdehído (MDA) en el plasma sanguíneo de lechones

 

Fomentando la rentabilidad en cerdos

 

 

Contar con estrategias óptimas de alimentación y gestión luego del período de destete es la clave del éxito y de una rentabilidad a largo plazo en la producción porcina. Los factores que refuerzan y mejoran la salud intestinal del lechón a una edad temprana —como la digestión del alimento, la absorción de los nutrientes, el equilibrio de la microbiota intestinal y del sistema inmunitario— pueden influir considerablemente sobre su rendimiento sucesivo . Los efectos de amplio espectro ejercidos por los aditivos fitogénicos para alimentos balanceados pueden influir en estos mecanismos produciendo una mejora del rendimiento animal y, por tanto, una producción animal más eficiente. Especialmente los efectos de los aditivos fitogénicos para alimentos balanceados sobre la transducción de las señales de la percepción del quórum ofrecen un enorme potencial, dado que pocos estudios tratan este tema en comparación con las enfermedades animales y la producción ganadera. En vista de sus características beneficiosas demostradas, se vaticina que los aditivos fitogénicos para alimentos balanceados tengan el potencial para convertirse en una nueva generación de substancias para una nutrición y un bienestar porcino innovador.

 

Este artículo fue publicado en Gut Health en octubre de 2016.

 
 
Este sitio web utiliza cookies. Las cookies se utilizan para la orientación del usuario y el análisis de las redes; con esto ayudan a que esta página de internet sea más fácil de usar.
Acepte
Si desea objetar esto, desactívelos bajo Aviso legal & Directiva de protección de datos.
X